Acoso escolar, bullying, infancia, psicología.

Ayer conmemorábamos el día internacional contra el acoso escolar o bullying, una fecha que pone de manifiesto la importancia de trabajar en modelos de prevención en los que se fomenten valores como la tolerancia, el respeto, la solidaridad o la empatía. Un problema social que nos afecta a todos y que genera secuelas emociones devastadoras en los niños que sufren de acoso.

Por ello, desde Con Psicología, queremos dar mayor visibilidad a este problema y proporcionarte las herramientas adecuadas para que puedas detectar si tu hijo sufre de intimidación. No es una tarea sencilla puesto que no todos los niños reaccionan de la misma forma. Sin embargo, estas respuestas suelen ser las más frecuentes.

Señales conductuales.

  • Aumento de su pasividad y apatía.
  • Incremento de comportamientos violentos: agresividad, rabia, ira.
  • Permanece por más tiempo en casa que antes.
  • Se obsesiona con el móvil, las redes sociales o los videojuegos como forma de evadirse o paliar el aislamiento que sufre.
  • Pide dinero sin justificar para que lo necesita.
  • Pierde o se dañan sus pertenencias personales o escolares ( bolígrafos nuevos, calculadora, dinero, lápices, ropa…)
  • Se muestra alterado o nervioso cuando hace uso del teléfono móvil o tras recibir una llamada.

Señales sociales.

  • Pasa mucho tiempo en soledad.
  • Evita salir de casa.
  • Se niega a salir con sus amigos o evita relacionarse con ellos.
  • Busca amigos o compañeros de menor edad para jugar.
  • Abandona actividades que antes realizaba y disfrutaba o se niega a acudir.
  • Pierde amistades escolares.

Señales escolares.

  • Se niega a ir al colegio o instituto. Falta a clases.
  • Busca estar acompañado a la entrada o salida del colegio.
  • Escoge rutas ilógicas para ir y venir de la escuela.
  • Sus notas escolares decaen bruscamente.
  • Evita asistir a viajes o excursiones escolares.
  • Apenas habla del colegio y elude las preguntas.
  • Suele verse involucrado en discusiones y peleas en el colegio en las que sale perdiendo.

Señales emocionales.

  • Cambios bruscos en el estado de ánimo: tristeza, llanto, irritabilidad, ira…
  • Tiende a aislarse para estar solo.
  • Se muestra ausente, desconectado.
  • Se perciben problemas de autoestima.
  • Experimenta ansiedad, miedo, estrés, angustia, inquietud generalizada.
  • Reacciones agresivas.
  • Muestra sentimientos de impotencia.
  • En casos muy graves, intentos autolíticos.

Señales funcionales.

  • Alteraciones en el sueño. pesadillas.
  • Cambios en el apetito, disminución o aumento.
  • Retrocesos en los estadios del desarrollo como enuresis ( mojar la cama).
  • Somatizaciones como dolores de cabeza, problemas de estómago, vómitos y nauseas.
  • Malestar generalizado.

Señales físicas.

  • Moratones en el cuerpo.
  • Arañazos.
  • Heridas.
  • Ropa rota o estropeada.
  • Ante preguntas verbaliza accidentes o caídas.
    .

Señales verbales.

  • Quejas repetidas de agresiones e insultos en el colegio.
  • Cambios en la forma en la que se habla a si mismo («soy un perdedor»).
  • Verbaliza disconformidad cuando se le pregunta por temas escolares.
o escolar, padres, familia
Cómo saber si mi hijo sufre intimidación en el colegio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *