Mejorar la autoestima en niños ofrece resultados visibles en su desempeño personal, social y académico. Una autoestima sana es la base para el bienestar de cualquier persona, y juega un papel decisivo en el desarrollo de la personalidad infantil.

En este post hablamos de la importancia de mejorar la autoestima de los niños y te ofrecemos una serie de buenas prácticas con las que trabajar para lograrlo.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es el concepto que uno tiene de sí mismo. Se compone de los pensamientos, evaluaciones y sentimientos que nos dedicamos a nosotros mismos.

Aunque se trata de una autoevaluación, el entorno contribuye definitiva y claramente en su formación. Los niños empiezan a definir su autoestima a partir de las opiniones que recoge en su entorno.

La familia, los profesores y los amigos son las primeras personas con las que interactúa un niño, y son los primeros que proyectan sobre él sus valoraciones.

La autoestima del niño depende en buena medida de la opinión que sobre él tienen las personas que componen estos círculos. Así, cuando el niño recibe valoraciones muy negativas, su autoestima será baja. Por el contrario, si el niño percibe que tiene habilidades y es capaz, su autoestima será sana.

Algunos de los factores que más pueden dañar la autoestima de los niños son las comparaciones («Fulanito saca mejores notas que tú», «¿no puedes comportarte como tu hermano?», etc.), el bullying, el exceso de responsabilidades o la sobreprotección.

Ante una autoestima dañada, es urgente actuar, porque esto repercute negativamente en todos los aspectos de su vida. Afectará a su desarrollo y a su bienestar a corto plazo, pudiendo tener consecuencias nefastas en la edad adulta.

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene baja autoestima?

El niño con una baja autoestima es un niño inseguro, lleno de miedos. Depende mucho de sus padres, necesita que se lo hagan todo. Esto sucede porque piensa que no puede, que no es capaz de hacer solo prácticamente nada. Además, carece de habilidades sociales, o las que tiene son muy limitadas.

Es necesario actuar para mejorar la autoestima de tu hijo si ves que nunca ve el lado positivo de las cosas, tiende a ser retraído o a tener el ánimo triste y cuesta un mundo motivarle.

Los niños con este problema a veces humillan a sus hermanos o molestan a otros niños. De esta manera, consiguen dejar de ser el foco de atención y pasar desapercibidos.

Otro rasgo propio de la baja autoestima es la indecisión. Son niños que siempre dicen «no sé» y todo les da igual. Muchas veces, cuando se les pide que decidan sobre algo, contestan «lo que tú quieras».

Esta forma de actuar viene de su miedo al rechazo, al que hay que sumar el deseo de agradar, de conseguir aprobación. Para un niño con la autoestima dañada, esto es más importante que obtener lo que quiere o necesita.

¿Reconoces a tu hijo en esta descripción? Si observas que en su personalidad concurren varios de estos factores, te recomendamos que pongas en práctica las siguientes actitudes para mejorar la autoestima de los niños.

10+1 consejos para mejorar la autoestima de tus hijos

  1. Acéptale tal como es: Céntrate en aceptarlo sin condiciones, no pienses en cómo te gustaría que fuese.
  2. Elógiale: ¿Qué es lo que hace mejor? Alábale por ello. A veces ayuda dedicar un momento concreto del día a decirle lo que más te ha gustado de él.
  3. Dedica tiempo para escucharle y responderle: Es muy importante que hables con él. Deja que plantee sus preocupaciones, qué es lo que le gusta, cómo son las relaciones con sus amigos, qué dificultades o qué dudas tiene… Permítele dirigir esa conversación y asegúrate de prestarle toda tu atención.
  4. Haz que tenga que tomar sus propias decisiones. ¡Los errores están incluidos! Recuerda que equivocarse forma parte del aprendizaje. Evita decidir por él, no le ayuda en nada.
  5. Evita que se sienta culpable: Cuando comete errores o se «porta mal» no sirve de nada culpabilizarle. Aprovecha esos momentos para enseñarle como sacar enseñanzas y conclusiones que le sean útiles en el futuro.
  1. Fomenta sus intereses y habilidades: ¿Qué actividades le gustan? ¿Qué se le da bien? Evita cargarlo de actividades extraescolares. Anímale a participar en aquellas que le interesan y le hacen disfrutar, y aprovecha para que aprenda la importancia del compromiso.
  2. Anímale a ser constante: Cuando algo no le sale a la primera, anímale a que lo vuelva a intentar las veces que haga falta. Es bueno que estés a su lado para aconsejarle o ayudarle, pero nunca hagas las cosas por él.
  3. Reconoce su esfuerzo y su interés: No te centres en los resultados, sino en todo lo que el niño ha puesto de su parte. ¡Es lo que de verdad importa!
  4. Corrígele siempre en privado: evita regañarle delante de otras personas, pues eso potenciará los daños en su autoestima.
  5. Nunca lo compares ni con su hermano ni con otros niños. Presta mucha atención a tu forma de hablar, evitando incluso las comparaciones más inocentes.
  6. Por último, evita utilizar etiquetas para definirlo, pocas cosas perduran más. Una cosa es el «ser» y otra el «hacer». Puede que en un momento determinado se esté portando mal, pero eso no significa que sea malo. Puede que haya suspendido varias asignaturas, pero eso no significa que sea tonto. No digas «eres muy malo», di «hoy no te has portado bien». No digas «tus notas son horribles», dí: «es necesario trabajar para mejorar estas calificaciones».

Si crees que necesitas trabajar más a fondo para mejorar la autoestima de tu hijo, no dudes en contactarnos. Una intervención profesional especializada es la herramienta para reforzar a tu hijo exactamente como necesita.

Como mejorar la autoestima en niños: Infografía