Adicciones - Tratamiento en Ourense

La recuperación consiste en aceptar que tu vida está en ruinas y que debes cambiarla- Jamie Lee Curtis.

  • Adicciones psicoactivas. 

Las adicciones son una enfermedad que afectan al cerebro modificándolo y generando un consumo compulsivo a pesar de sus consecuencias nocivas para la salud. Los motivos por los que las personas se inician en el consumo son varios como sentirse bien, conseguir un mayor desempeño aumentando las capacidades cognitivas o el rendimiento deportivo o simplemente por curiosidad o “porque otros lo hacen”.

Cuando se consume una droga por primera vez, las personas valoran de forma positiva las sensaciones que estas generan. Pueden llegar a creer que controlan el consumo. Sin embargo, la situación se agrava si el consumo permanece. Es en estas circunstancias cuando las drogas se vuelven una necesidad para sentirse normal. La persona comienza a cambiar y aunque en un principio el consumo era voluntario, ahora su capacidad de autocontrol se ve mermada, tomando cada vez dosis más altas o con mayor frecuencia.

La adicción es una enfermedad tratable, por lo que las personas afectadas pueden abandonar el consumo y reanudar su vida.  En Con psicología realizamos una atención personalizada, ahondando en las propias capacidades y limitaciones de los clientes. Se trata de que el cliente adquiera todas las herramientas necesarias para hacer frente a situaciones de posible riesgo, cambiar actitudes y conductas relacionadas con el propio consumo y dotar de recursos ante una posible recaída.  

  • Adicciones comportamentales.

Las adicciones del comportamiento son trastornos de dependencia a algún tipo de actividad normalmente placentera  en la que la persona afectada es incapaz de controlar su comportamiento y no puede evitar repetirlo una y otra vez para disminuir la ansiedad y el malestar que le genera no hacerlo a pesar de que es consciente de las consecuencias negativas de la misma. En esta categoría encontramos, la adicción al juego en internet, la adicción a las redes sociales, al teléfono, a las compras o al sexo.

Este tipo de adicciones requieren de una intervención terapéutica personalizada y adaptada a cada caso particular. Aunque se encuadran dentro de la misma categoría son muy diferentes entre si debido a sus características especificas. No obstante, todas tienen en común la pérdida de control, la ocultación, la necesidad de aumentar la actividad para conseguir el mismo placer o la irritabilidad o malestar cuando no pueden llevar a cabo el comportamiento adictivo o cuando no consiguen frenarlo.

Por este motivo es importante acudir a un profesional que nos ayude a reaprender la conducta de una manera controlada. Hablamos de reaprendizaje puesto que en las adicciones comportamentales a excepción del juego patológico no es posible una abstención total del comportamiento. Son conductas descontroladas pero que son necesarias en la vida cotidiana (trabajar, comer, comprar, el sexo…). Por lo tanto comenzaríamos trabajando el control de los estímulos que desencadenan el comportamiento adictivo para que el cliente aprenda herramientas de afrontamiento de las diferentes situaciones que implican riesgo. En un segundo paso, es necesario que la persona afectada pueda exponerse a esas situaciones de riesgo de forma controlada y progresiva para poder hacer frente al impulso o al deseo de realizar la conducta o el comportamiento problema.